El Blog

Calendario

<<   Diciembre 2008    
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Categorías

Archivos

Sindicación

Enlaces

Alojado en
ZoomBlog

11 de Diciembre, 2008

"La recuperación deberá fijarse como objetivo en salud mental"

Por Bischef Bischof - 11 de Diciembre, 2008, 19:39, Categoría: General

El abordaje del paciente con un trastorno de salud mental comienza a realizarse desde el modelo de recuperación, que implica tomar el control y buscar un sentido a la vida, mientras el médico se convierte en un compañero durante el proceso.
"La recuperación en el trastorno mental es un paradigma novedoso respecto a cómo afrontar las patologías de los pacientes, especialmente en los casos graves", según ha explicado a DM Domingo Díaz del Peral, director de la Unidad de Gestión Clínica de Almería, que ha participado en el curso Recuperación en el Trastorno Mental Grave: nuevas perspectivas, impartido en la Escuela Andaluza de Salud Pública. La jornada es el comienzo de un trabajo más largo que recoge el II Plan Integral de Salud Mental de Andalucía, según el cual el modelo debería ser el marco en el que se realice la actividad asistencial.

Así, se considera que las personas que padecen un trastorno de salud mental pueden recuperar su proyecto de vida y sus capacidades. Es un soporte para actuar de forma más flexible. "El acento se aleja un poco de la observación permanente de la patología y de los síntomas, acercándose a la salud y a la fortaleza personal para conseguir el bienestar".

Frente al diagnóstico que antes conllevaba una especie de condena, una atribución de vida rota, ahora se habla de esperanza para asumir el control de la vida, recibir apoyos y ver que otros también lo consiguen. "Las relaciones terapéuticas evolucionan hasta un papel del médico como acompañante que asesora en el proceso de crecimiento. Para esto, contar con un equipo multidisciplinar es imprescindible".

Así, en la recuperación es básica la inclusión social, en la que aparece el estigma -respecto a las creencias y actitudeshacia los pacientes, a las promociones profesionales, a las relaciones personales y a las visiones de los servicios de salud y de los profesionales. También tiene que ver con la percepción, en parte inducida, del paciente sobre sus posibilidades reales en la sociedad. "Se tiende a pensar en el paciente como un enfermo, no una persona que padece, y se le atribuyen conductas sin validez científica pero que le marcan como peligroso o violento".

Para implantar el programa, que ya se está realizando en Reino Unido, Escocia, y Nueva Zelanda, es necesario cambiar los servicios y formar a los profesionales en habilidades favorables al acompañamiento y el apoyo personal para que el paciente desarrolle un nuevo sentido en su vida, y crezca más allá de los efectos catastróficos de la salud mental.

En cuanto a la adherencia al tratamiento, la recuperación entiende que es más importante saber por qué no quieren tomar su fármaco, que explicarles su beneficio. Se trata de tomar el control de la vida teniendo en cuenta la enfermedad. No se trata de negarla: la patología es parte de uno, pero no es la persona.

Manejando el estrés traumático:Los desastres naturales y los niños

Por Bischef Bischof - 11 de Diciembre, 2008, 0:34, Categoría: General

Manejando el estrés traumático: Los desastres naturales y los niños

La ansiedad intensa y el temor que a menudo aparecen después de un desastre pueden ser especialmente problemáticos para los niños sobrevivientes, especialmente si éstos han sido víctimas directas del desastre o si han sido separados de sus familias. Algunos niños pueden tener regresiones y exhibir conductas de edades anteriores, tales como chuparse el dedo o mojar la cama. Es posible que sean propensos a tener pesadillas y que presenten temor de irse a dormir solos. Su desempeño en la escuela también puede sufrir. Otros cambios en los patrones de conducta pueden incluir hacer rabietas con más frecuencia o aislarse y mostrarse más solitarios.

Hay varias cosas que los padres y otros que se ocupan de los niños pueden hacer para aliviar las consecuencias emocionales del trauma. Entre ellas están:

Pase más tiempo con los niños y permítales ser más dependientes de usted durante los meses posteriores al trauma. Por ejemplo, permitiendo que el niño se aferre a usted más de lo usual. El afecto físico es muy reconfortante para los niños que han experimentado un trauma.

Provea experiencias de juego que ayuden a aliviar la tensión. Los niños más pequeños en particular encuentran más fácil compartir sus pensamientos y sentimientos acerca del evento a través de actividades no verbales, tales como el dibujo.

Esté disponible y estimule a los niños mayores a hacer preguntas, así como a compartir sus pensamientos y sentimientos con usted y entre ellos mismos. Esto ayuda a reducir su confusión y la ansiedad relacionados con el trauma. Responda a las preguntas en términos que ellos puedan comprender. Tranquilícelos repetidamente y dígales que usted se interesa por ellos y que comprende sus temores y preocupaciones.

Mantenga horarios regulares de actividades tales como comer, jugar e ir a la cama para ayudarles a restaurar un sentido de seguridad y normalidad, aún si su familia ha sido ubicada en un albergue o en otra vivienda temporal.

Provea oportunidades seguras para que los niños ayuden a otros. Ayudar a otros les permite una sensación de control y les puede ayudar a sentirse mejor con ellos mismos.
Reduzca el número de veces que el niño ve el trauma en las noticias. Repetida exposición a la difusión de noticias del desastre puede traumatizarlos aún más.

¿Cuándo debería buscar ayuda profesional para los niños?

Muchos niños están en capacidad de enfrentarse efectivamente con las demandas emocionales y físicas que acompañan a un desastre natural, a través de su propia red de apoyo. Sin embargo, es común encontrar que algunos serios problemas persisten y que éstos pueden continuar interfiriendo con la rutina diaria. En los niños, estallidos emocionales continuos y agresivos, problemas serios en la escuela, preocupación por el evento traumático, aislamiento continuo y extremo, y otras señales de ansiedad o dificultades emocionales intensas, apuntan hacia la necesidad de ayuda profesional. Un profesional calificado en salud mental, tal como un psicólogo, puede ayudar a estos niños y sus padres a comprender y lidiar con pensamientos, sentimientos y conductas que se desarrollan como resultado del trauma.

Traducido por Patricia Pochet, Asociación de Psicología de Puerto Rico.

Blog alojado en ZoomBlog.com